Compartimos nuestro amor por Mamá con una edición limitada de 2.700 unidades de un café de especialidad.

Nuestro primer café de Edición Especial proviene de la Zona de los Santos, en la Región de Tarrazú. Es un café de variedad Venecia con Catuaí Rojo. Secado al sol en cama africana. Su recolección es completamente madura, es decir, no contiene granos verdes, lo que evita la astringencia en su sabor.

 

Es un café muy floral y aromático, como el perfume de Mamá. Con un cuerpo suave, fácil de tomar. Es muy sutil y muy práctico. Se adapta muy bien a los diferentes paladares porque no tiene fermentaciones ni sabores groseros. Es un café dulce, con notas caramelizadas de tapa de dulce, un poquito de chocolate, jazmín y miel.

 

Al igual que mamá, este café puede acompañarte siempre, todos los días y a todas horas, gracias a esa cualidad sutil y dulce en su sabor.

 

Café 1820 Mamá es producido en la Finca Casa de Piedra, en Llano Bonito de León Cortés. Esta es una finca familiar, donde los procesos de recolección y secado del café se hacen de manera artesanal. La finca tiene un microclima que permite que se sienta una acidez pronunciada en sus cafés de tueste medio. En ella se trabaja con una reducción de agroquímicos. Se utiliza la pulpa del café como abono y se protege la Madre Tierra. Cuenta con 50 hectáreas de zonas verdes que son hábitat de gran variedad de animales y aves.

 

Lo que está detrás del Café 1820 Mamá es un proceso artesanal y familiar, con recolección manual en microlotes que se trabajan con mucho cuidado y mucho cariño.