Es un día que continúa con vos toda la vida.

Que destila todo lo bueno en vos y le da sabor a cada mañana que ha venido después.

Un día que transformó lo que sentís amargo,  pero también lo que ahora sentís más dulce.

Ese día le da sabor diferente a los sueños y a los anhelos.

Es Un día que se ha quedado con vos en la fragancia, en el tacto, en el amor.

Un día cuyo recuerdo te da cuerpo para levantarte y superar obstáculos y momentos difíciles.

Un día que te ha hecho más suave, pero también más fuerte.

Es un día que te ha dado equilibrio y sabiduría gracias a todos los que le han seguido.

Ese día te acompaña siempre en el alma.

Un día por el que siempre te vamos a agradecer y a celebrar.

El día que nos compartiste tu vida...